Nuestro Culto

BibleSi estás pensando en visitarnos o quieres conocernos mejor, aquí te explicaremos qué encontrarás en nuestras reuniones de adoración a Dios.

En la Iglesia Presbiteriana Reformada creemos que el domingo, o Día del Señor, debe ser un día diferente. Un día en el cual debemos descansar de nuestras actividades normales para dedicarlo a la adoración a Dios. En este día somos llamados a reunirnos con otros cristianos para adorar juntos a Dios.

Nuestro culto, entonces, es una reunión de hermanos que se juntan para adorar a Dios. Ya que nos reunimos para adorar a Dios, dejamos que Él sea el centro de nuestros pensamientos. Nos gozamos en entender más acerca de Él y queremos que todo lo que hacemos en el culto sea agradable a Él.

Para hacer esto creemos que nuestro culto debe ser simple, ordenado, entendible y totalmente fundamentado en la Biblia.

En nuestra reunión encontrarás que leemos mucho la Biblia. Hacemos esto porque la Biblia es la Palabra de Dios y no hay nada mejor que ella para que podamos entender a Dios y su propósito para nosotros. Leemos la Biblia para comenzar el culto recordando nuestro deber y nuestras motivaciones para adorar a Dios. Leemos capítulos completos del Antiguo y el Nuevo Testamento. El pastor predica, es decir, explica el significado de una parte de la Biblia y muestra qué debemos creer y cómo debemos aplicar esa enseñanza en nuestras vidas.

Como respuesta a lo que Dios nos dice en su Palabra nosotros cantamos. En la Biblia hay un libro llamado Salmos. Este libro es un cancionero. En él encontramos 150 canciones que Dios nos dejó para que las cantemos cuando lo adoramos. Así que en nuestros cultos sólo encontrarás el canto de los Salmos. Sabemos que esto no es algo común, pero ¿quién podría componer mejores canciones que el mismo Dios?

También le respondemos con nuestras oraciones. Por medio de nuestras oraciones pedimos a Dios que esté en medio de nosotros en el culto, que perdone nuestros pecados, que nos ayude a comprender su Palabra y que nos bendiga durante la semana.

Nuestra reunión dura aproximadamente 90 minutos, pero siempre nos quedamos un tiempo para conversar y hablar con nuestros hermanos después de él.

Te invitamos a que participes con nosotros. ¡Te esperamos!