Primer Aniversario

Hoy cumplimos un año desde nuestro primer culto. Fue un servicio simple en el patio de mi casa en Batuco. Tengo que confesar que estaba un poco ansioso. Ya llevaba siete meses sin predicar porque no estaba afiliado a ninguna iglesia. Una semana antes había dado mis exámenes, aprobado y recibido como el pastor en el presbiterio de Alleghenies de mi nueva denominación. Avisamos y algunos familiares y amigos llegaron para compartir el primer culto como pastor de la Iglesia Presbiteriana de Norte América.

Comenzamos con muchas ganas, pero sin tener mucho preparado. Nuestra intención fue la de adorar a Dios de forma simple, pero con mucha Palabra de Dios. Mucha lectura, canto de los Salmos exclusivamente y la predicación de Génesis 1.

Hoy ya no somos solamente familiares y amigos. Dios nos ha bendecido y han llegado más hermanos a adorar con nosotros. Regularmente somos 20 hermanos los que nos juntamos todos los Días del Señor. Ya no solo en Batuco, ahora también nos reunimos en la comuna de Lo Prado, en Santiago.

Hemos visto la mano de Dios obrando en nuestra iglesia. Hemos sido edificados por la Palabra. Hemos aprendido a cantar varios Salmos. Hemos disfrutado de la comunión con los hermanos. Hemos visto que no necesitamos hacer más que aquello que Dios nos ha mandado y hemos disfrutado adorar de esa forma.

Durante nuestra lectura y predicación en el libro de Génesis (vamos en el capítulo 29) hemos visto la fidelidad de Dios con su pueblo y como sus hijos responden a esa fidelidad, una y otra vez, con adoración. Sabemos que formamos parte de su pueblo y que Él será fiel con nosotros. No sabemos cómo se expresará esa fidelidad, pero nos reconforta el saber que todo lo que Dios nos mande será parte de su buena providencia en favor de su Iglesia.

Al fin de este año estoy más que contento. Más que agradecido de Dios por lo que Él está haciendo por y en medio de nosotros. Cada Día del Señor veo hombres, mujeres y niños que se gozan en su Dios y se duelen por sus pecados. Agradezco a Dios por permitir ser el pastor de este grupo de sus ovejas. Agradezco a la Iglesia Presbiteriana Reformada de Norte América por el apoyo durante este tiempo, especialmente al Comité “Centro y Sud América”.

Ahora es hora de comenzar un nuevo tiempo en el cual pedimos que Él nos ayude a cumplir la misión de nuestra iglesia de “preservar, mantener, y proclamar a todo el mundo el Evangelio de Jesucristo y todo el consejo de Dios; unir en su comunión a aquellos que, de toda raza y nación, acepten a Jesucristo como Salvador y Señor, y prometan obediencia a Él; edificarlos en su más santa fe, y entrenarlos para ser fieles testigos de Cristo en todos Sus oficios; mantener las ordenanzas del culto divino en toda su pureza; ser testigos contra todo mal; y buscar de todas formas el avance del Reino de Dios en la tierra.

Que nuestro buen Dios nos ayude.

Rev. Marcelo Sánchez.

Un comentario

  1. Como Cristiano me alegro de tan hermosa labor que han comenzado en la Ciudad de Batuco! me alegro al ver el esfuerzo en cada uno de sus miembros por llevar a cabo los mandatos del Señor y al ver a esta congregación tan uni9da en Aquel que es la Cabeza, Cristo nuestro Señor… El sea animandoles y guiandolos en todo momento, para que esta hermosa iglesia siga proclamando las buena noticias llenas de Gracia!

    Pd: Espero ir pronto a verlos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s